¿Cuando usas lentillas tienes los ojos rojos?

lentillas

Cuando tenemos los ojos colorados, las lentillas acostumbran a tener algo que ver. Mas la mayoría de las veces, las lentillas en sí no son las culpables, sino más bien el mal empleo que hacemos de ellas. Aprende en el presente artículo a cuidar tus ojos y eludir los ojos colorados a raíz de las lentillas.

Ojos colorados y lentillas: ¿por qué razón están relacionados?

Millones de personas utilizan lentillas diariamente, sin embargo, su empleo representa un aumento en en el peligro de aparición de irritaciones y también infecciones, que ocasionan los temidos ojos enrojecidos.

La nosología más frecuente relacionada con el empleo de las lentillas es la conjuntivitis, que puede ser de tipo viral, bacteriano o bien irritativo, conforme el origen de exactamente la misma.

La queratitis es asimismo una infección común entre los usuarios de lentillas. Se trata de una infección de la córnea que puede ser ocasionada por bacterias, hongos y otros microorganismos. De forma frecuente aparece a raíz de una mala higiene de las lentillas que deja el ojo expuesto a infecciones.

Si bien los materiales con los que se fabrican las lentillas son cada vez mejores, estas prosiguen limitando el acceso de oxígeno y lágrima a la córnea. Como consecuencia, en el momento en que una persona pasa demasiado tiempo con las lentillas puestas o bien utiliza unas lentillas que no están en perfectas condiciones de conservación, pueden aparecer molestias y ojos enrojecidos.

Las lentillas afectan a la hidratación del ojo; si bien los materiales han evolucionado mucho, es imposible eludir por completo su efecto negativo sobre la lubricación del ojo. La córnea es la capa más externa del ojo y es sobre ella donde se ponen las lentillas. La córnea apenas tiene vasos sanguíneos, puesto que esto entorpecería la función visual. En consecuencia, el tejido corneal se alimenta eminentemente del oxígeno que le llega a través del aire. Por eso al tener una lentilla encima se pueda irritar por carencia de oxígeno. Del mismo modo, la lentilla limita la cantidad de lágrima que llega a la córnea, con lo que otro inconveniente frecuente entre las personas que utilizan lentillas es el ojo seco.

Ojos colorados lentillas: prevención

Los ojos colorados y también irritados son muy molestos mas en la mayor parte de casos no se trata de un problema serio. Sin embargo se deben tener una serie de cuidados para eludir inconvenientes y molestias.

Sostener una rigurosa higiene con las lentillas, no utilizarlas más tiempo del debido y desecharlas cuando se cumple el tiempo recomendado de empleo. Estas son las recomendaciones más esenciales con respecto a las lentillas.
No frotarse jamás los ojos. Si apreciamos sequedad, se pueden utilizar lágrimas artificiales y si nos incordian las lentillas se deben retirar y reposar. Frotando los ojos podemos introducir bacterias dentro de ellos, además de esto, si nuestros ojos están liberando histamina, frotarlos no va a hacer más que acrecentar las molestias, en tanto que la histamina se extenderá por toda la superficie ocular.
Eludir los factores potencialmente irritantes para los ojos, como el agua, el sol, el polvo o bien los entornos secos.
Jamás entrar al agua con las lentillas puestas, en tanto que el agua, en especial si es de piscina, estropea el material con el que están hechas y dejan los ojos más frágiles.
No quedarse dormido con las lentillas puestas.
Utilizar lentillas tirables y de buenos materiales. Las lentillas al día nos aseguran una perfecta higiene, en tanto que no hay posibilidad de polución o bien de una mala limpieza.