¿Con cuantos años se puede usar lentillas?

lentillas

La mayor parte de pequeños de entre seis y ocho años tiene desarrollado completamente el tamaño del ojo, con lo que el empleo de lentillas no afecta a su salud ocular siempre que se prosigan unos fáciles hábitos higiénicos y se adquiera habilidad para emplearlas, como ha informado el óptico-optometrista de la Óptica Ruiz Campos en Badajoz, Epifanio Ruiz.

Además de esto, sigue, si aprenden a usarlas apropiadamente, las lentillas no tienen por qué razón suponer una complicad. “Las lentillas en sí no suponen riesgo si se limpian bien y se tiene una buena higiene. De esta manera se evita la posibilidad de coger infecciones”, ha explicado el especialista.

De igual manera, se ha probado que su empleo entre los preadolescentes mejora su capacidad de aceptar responsabilidades. En verdad, los estudios han mostrado que el tiempo que dedican los usuarios de entre ocho y diecisiete años a emplear y adecentar sus lentillas es semejante al de los adultos. Esto señala que los dos conjuntos de edad están en un nivel semejante en lo que se refiere a formación de empleo.

Existen 2 géneros de lentillas conforme la periodicidad de uso: las mensuales y las cada día. Las primeras se reemplazan y se desechan una vez por mes, y deben ser limpiadas con una solución desinfectante y depositadas en su estuche para eludir que amontonen proteínas, lípidos o bien otros microorganismos. Las cada día, por otro lado, son de un solo empleo, garantizando frescor y limpieza en todos y cada par.

“Nosotros acostumbramos a comenzar con lentillas de empleo diario, sobre todo por lo relacionado con la limpieza y el menor peligro de infección. Al estrenar lentes nuevas día tras día, el peligro de que el pequeño contraiga algún género de infección reduce y nos cercioramos de que cada par de lentillas está limpio. En el momento de comenzar a emplear lentillas, aconsejaría las al día a fin de que el pequeño vaya familiarizándose”, ha comentado Ruiz.

Las lentillas de utilizar y tirar facilitan las labores de cuidado y limpieza y son muy convenientes para conjuntarlas con las lentes, aparte de una buena opción en el caso de ruptura de estas. Además de esto, distintos autores aconsejan el empleo de lentes cada día tirables en frente de las mensuales entre la población preadolescente para eludir efectos desfavorables.

Dicho esto, el especialista ha analizado que las lentillas corrigen el defecto visual de cada pequeño permitiéndoles una mayor visión periférica y eludiendo distorsiones laterales. Esto sucede por el hecho de que la lente se mueve con el ojo, al revés de lo que pasa con las lentes.

Las peculiaridades de las lentillas pueden ser realmente ventajosas en la práctica deportiva y otras actividades que requieren movimientos, eludiendo el peligro de ruptura de las lentes. Y es que, los especialistas han recordado que las lentes son un factor potencialmente peligroso en el deporte tanto para el usuario que las lleva para los contrincantes.