Cuidados de los ojos para el verano

vision-verano

Volvemos tras un paron veraniego que todos nos merecemos, y que mejor forma que regresar que con una nueva cooperación esta vez Natalia Gómez.Ojalá os sean de ayuda!
Aprovechamos estas líneas para rememorar que todo el planeta esta convidado a redactar en el Weblog.


En verano frecuentamos estar más tiempo a la intemperie y por lo tanto a la merced de los rayos UV. En muchas ocasiones no somos conscientes del posible daño que el sol puede generar en nuestros ojos y nuestra piel, por esta razón en esta temporada se trata de algo en especial esencial prestar mayor interés a estas unas partes del cuerpo….
Si deseamos lograr un bronceado saludable es algo menester tener en consideración el conservar la piel de la repercusión directa con el sol, puesto que muchas ocasiones como saldo de nuestras vacaciones, acabamos con máculas que no se quitarán jamás más.
Sabemos que los rayos solares aporta vitamina liposoluble D, eso es valioso eminentemente para nuestros huesos, mas de la misma forma para otras funciones del organismo, mas la radiación UV, puede ser una complejidad en pieles sensibles, que precisarán ser guarecidas por un especialista ya antes de ser expuestas al sol.
Intentar la humectación y también hidratación de la piel y el organismo: Con el calor y los rayos solares en el verano, el cuerpo está sometido a un nivel mayor de deshidratación, consumir rebosantes frutas y vegetales, y también ingerir cuando menos dos litros de agua al día nos pueden asistir a no desecarnos.

Por el otro lado debemos cuidar mucho la vista al exponernos al sol. Las lentes de sol son un accesorio que se ha puesto muy a la moda, nos preocupamos por tener múltiples pares de lentes de sol de diseño a fin de que combinen con nuestra ropa, acostumbramos a descubrir que géneros de marcos de lentes nos quedan mejor conforme a nuestro corte de cara, etc…pero nos olvidamos que la función primordial de los lentes de sol es resguardar y prevenir lesiones en la vista, por servirnos de un ejemplo quemaduras de córnea, cataratas, lesiones de retina, etc..

En el momento de escoger dos lentes de sol hay que observar:

Los cristales deben contar con filtro uv. Que la lente sea obscura, no señala su nivel de protección, en verdad, cuanto más obscura sea si no ofrece protección solar, pero inconvenientes nos puede causar.

Debemos rememorar la garantía que pruebe las descripciones técnicas del producto.
Categoría de protección uv (del 0 al cuatro donde cuatro se trata de el que más resguarda),
Color de la lente (verde para deportes náuticos, cobrizo y naranja para actividades cada día al aire libre y personas operadas de la vista, gris para conducir, amarillo para conducir al atardecer o bien con bruma)

Eficiencia para amortiguar la intensidad lumínica:

En lo que se refiere al diseño no han de ser pequeñísimas ni deben quedar lejísimos de los ojos para cubrir la radiación procedente de los laterales.

La opción mejor si se efectúan múltiples actividades, son las lentes sensibles a la luz , aquellas que conforme cambia la radiación UV se marchan obscureciendo. Rememorar que en la arena la radiación se aumenta un veinte por ciento , en el agua treinta por ciento en la nieve noventa por ciento y si bien este nuboso pasa un noventa por ciento de la radiación.

Aconsejamos siempre y en todo momento preguntar con un especialista para aconsejarnos de que clases de lentes de sol son las más convenientes para nuestras ocupaciones.