Parque de las Ciencias de Granada

Estas herramientas de Zeiss estarán expuestas en el Pabellón Viaje al Cuerpo Humano, en la exposición temporal “Tecnología Médica” y en las vitrinas “Objetos de Colección”.

El lema “Prohibido no tocar” es el que prima en el Parque de las Ciencias de Granada. Este museo interactivo es el primero en su género en el sur de España y está entre los más avanzados del continente. Situado en plena ciudad y con una superficie que se ha ampliado a 70.000 m2. Su primera fase se inauguró en mayo de 1995 con ocho salas de exposiciones, un Planetario para 83 personas, espacios para exposiciones temporales y un hall acristalado con un péndulo de Foucault de 12 metros de longitud. La mayoría de las experiencias científicas se han concentrado en las cuatro salas expositivas del edificio principal: Biosfera, dedicada a la vida en la Tierra; Eureka, donde se puede experimentar con la Física y la Mecánica; Percepción, consagrada a la luz, los espejos y el sonido; y Explora, para niños de 3 a 7 años en la que todo está a su altura.
En 2008, el Parque de las Ciencias ha llegado a la cuarta fase de ampliación con el Macroscopio, edificio cuya silueta recuerda a una mano abierta en la que cada dedo representa un espacio expositivo: Al Andalus y la Ciencia, Tecnoforo-Nuevas Tendencia,s actualmente con la exposición “Autómatas. Arte y Mecánica”, Exposiciones Temporales con la exposición “Antartida. Estación Polar”, Cultura de la Prevención y “Viaje al Cuerpo Humano”. En éste, en la exposición temporal “Tecnología Médica” y en la exposición permanente “Viaje al Cuerpo Humano”, es donde se ubican los refractómetros donados por Carl Zeiss.
El Pabellón “Viaje al Cuerpo Humano” está integrado por una zona para exposiciones temporales, dos laboratorios, uno para la plastinación de órganos y otro para la restauración, catalogación e investigación sobre objetos de colección, una zona de biblioteca multimedia llamada “Para Saber Más”, un anfiteatro anatómico, una sala para la realización de talleres y prácticas y una exposición permanente, también llamada “Viaje al Cuerpo Humano” con siete áreas de contenidos: Diversidad Humana, Origen de la Vida y Evolución, Células y Tejidos, Sistemas y Órganos del Cuerpo Humano, Genética y Genoma Humano, Hábitos Saludables y Retos de Futuro.

El Módulo Pater Noster y el refractómetro de Carl Zeiss
Dentro de esta última área, está ubicado el módulo Pater Noster. Se trata de una estructura central móvil que permite observar las piezas de colección, normalmente almacenadas y no visibles, de una forma dinámica y activa. Está formado por 22 estanterías y un ordenador en el que se puede elegir qué objeto se desea ver, una vez elegido un tema histórico. Se trata, según Ricardo Mutuberria, técnico de la empresa Ingeniería Cultural, “de mostrar la evolución histórica de la medicina con objetos de colección, por lo tanto, el visitante tendrá la opción de seleccionar la vitrina con los objetos y obtener la información correspondiente en el ordenador”.

Los refractómetros donados por Carl Zeiss, se mostrarán como parte de la colección de objetos de tecnología médica e historia de la medicina. Siguiendo con el lema del Parque, “los refractómetros podrán trasladarse y formar parte de talleres educativos, por ejemplo, el taller sobre el sentido de la vista y la anatomía del ojo. En ese caso, los participantes podrán tocar y experimentar con el refractómetro, siempre en presencia de un monitor”, asegura Ricardo Mutuberria. Y añade que el refractómetro de Carl Zeiss supone, para ellos, “una importante aportación a nuestra colección de objetos de tecnología médica”.

Además, también en octubre, se inauguró la exposición permanente “Viaje al Cuerpo Humano”, que está centrada en conocernos mejor “en mostrar cómo somos, cómo funcionamos, nuestros orígenes, cómo nacemos, nos desarrollamos y envejecemos, y qué tenemos en común con otras especies”, nos resume el técnico encargado de la exposición.

En definitiva y condensado por Ricardo Mutuberria en una sola frase: “Este es un museo donde está prohibido no tocar, donde se procura que el visitante explore los contenidos utilizando todos sus sentidos, donde pueda jugar y experimentar, donde se sorprenda, se divierta, aprenda y su curiosidad por los temas tratados aumente”.