Peligros de usar lentillas de color

lentilla-de-color

Tener una mirada de cine ya no es solo un privilegio de los actores. Si desea los ojos de Cameron Diaz, Jordi Mollá o bien Paul Newman, puede lograrlos merced a las lentillas de colores. Estas lentes, valoradísimas por los adolescentes y los jóvenes, se pueden adquirir en mercadillos callejeros, Internet, estaciones de servicio y pequeños comercios por un costo accesible. No obstante, mudarse el tono de los ojos sin preguntar ya antes a un oculista puede ocasionar graves problemas de visión.

“Dejar que un menor use lentillas de colores sin supervisión es como darle las llaves del vehículo a fin de que conduzca si bien no tenga carnet”, asevera Dwight Cavanagh, vicepresidente de Oftalmología del Centro Médico UT en la ciudad de Dallas. En un editorial, publicado en la gaceta ‘Eye and Contact Lens’, el doctor Cavanagh advierte de los riesgos de usar estas lentillas sin prescripción facultativa.

Emplear lentillas de colores sin haber acudido anteriormente al especialista puede generar inflamación de los ojos, irritación, infecciones y pérdida progresiva de la visión hasta llegar, en casos extremos, a la ceguera. No obstante, si se consulta al oculista o bien al optometrista, escogerán las lentillas más apropiadas para los ojos de cada paciente y, además de esto, le van a enseñar a ponérselas y a limpiarlas para eludir inconvenientes siguientes.

El peligro de sufrir una úlcera de córnea entre los usuarios de lentillas es de uno entre dos mil quinientos para los que las llevan a diario por prescripción facultativa y de uno entre quinientos para aquellas personas que duermen con las lentillas puestas. Mas este peligro es considerablemente mayor entre la gente que utiliza las lentillas por cuenta propia, sin haberse hecho una revisión oftalmológica.

“Si quiere exhibir unos ojos naranjas o bien amarillos puede hacerlo, mas debe asistir a un especialista a fin de que le aconseje el género de lentillas que debe emplear”, explica Cavanagh. Últimamente, en E.U., la FDA, el organismo regulador de los medicamentos y comestibles, ha prohibido la venta de las lentillas de colores sin receta médica y las reacciones contra esta medida han sido inmediatas.

Los partidarios de vender estos productos sin receta arguyen que la prescripción facultativa debería limitarse solamente a las lentillas que sirven para corregir la visión, mas no a aquellas que se emplean solamente por estética. No obstante, frente al incremento de jóvenes que las usan, los médicos consideran preciso que se regule su venta, por los daños que provocan a los ojos si bien solo se hayan llevado unas horas.