¿Tienes conjuntivitis más de un mes?

conjuntivitis

Una enfermedad que requiere un seguimiento médico estricto. Es por un virus concreto que ataca la córnea. Claves para eludir el contagio.

Un género de virus que está afectando a más gente este verano a raíz de una conjuntivitis que dura un mes y puede dejar secuelas.

En centros de salud públicos y privados notificaron a Clarín que medraron más del treinta por ciento las consultas de personas que llegan con lagrimeo, sensación de un cuerpo extraño, intolerancia a la luz y, en ciertos casos está acompañada de otitis, faringitis, fiebre y secreción nasal.
“Desde hace un par de semanas más o menos, estamos atendiendo un treinta por ciento más de consultas por conjuntivitis virales”, contó a Clarín Gladys Marai, jefe de oftalmología del Centro de salud Rodolfo Rossi de La Plata. “Este género de infecciones pueden dañar asimismo la córnea y se llaman querato conjuntivitis. Duran más de veinte días y pueden afectar a personas de diferentes edades”, aclaró.
El trastorno de la conjuntivitis por adenovirus puede ocasionar brotes epidémicos en centros de salud, piletas, institutos y otras comunidades. “Hasta el instante, se han descrito cincuenta y uno serotipos diferentes de adenovirus. En ese total, hay siete subvariedades que tienen una enorme afinidad por el epitelio de la córnea del ojo y pueden generar las queratoconjuntivitis”, apuntó a Clarín María Julia Zunino, enseñante del Centro de salud de Clínicas de la UBA y también infectóloga ocular del Centro Privado de Ojos, donde asimismo reiben más consultas. “Es probable que este verano se halle circulando un género de adenovirus que afecte más la córnea de las personas y que se combine una baja de las defensas”, apostilló. La transmisión del virus entre personas se genera con sencillez por las secreciones de los ojos, la nariz y la boca de los perjudicados. Si personas de su entrecierro asimismo tocan exactamente las mismas tazas, vasos, toallas o bien sábanas pueden contagiarse. Si los perjudicados nadan en una pileta, asimismo aumentan las chances de contagiar a otros.
“El periodo de incubación de las conjuntivitis virales es de ocho a doce días, y se sobrepone con el periodo de mayor contagio”, precisó Zunino. “La probabilidad de trasmitir el adenovirus que causa la conjuntivitis persiste a lo largo de todo el tiempo que la persona se halle afectada”, conforme Sebastián Hilgert, oculista y jefe de residentes del Centro de salud Alemán.
Para eludir que más gente sea alcanzada por la conjuntivitis viral, los especialistas consultados resaltaron en que las personas que ya fueron perjudicadas han de ser cautelosas. “Es esencial la educación del paciente perjudicado, poniendo énfasis en las medidas de higiene como el lavado de manos usual y el empleo de toallas descartables para adecentar secreciones en la piel, y el empleo de alcohol en gel, ya antes y tras ponerse su medicación”, recomendó Zunino. El mayor miedo es que la conjuntivitis viral deje secuelas. “Produce una inflamación en la conjuntiva y en la córneas se pueden formar seudomembranas que pueden provocar una reducción transitoria de la visión”, explicó a Clarín Aldo Da Pra, jefe de oftalmología de la Clínica San Camilo y especialista de la Clínica de Ojos doctor Nano.
Para supervisar la conjuntivitis por adenovirus, se señala un tratamiento de sostén, que puede incluir antibióticos, lágrimas, y antiinflamatorios, conforme la situación de cada paciente. Los antibióticos son para eludir que se desarrolle una sobreinfección bacteriana, pues el paciente con conjuntivitis se acostumbra a frotar el ojo pues siente molestias. Y ese frotamiento puede dar sitio a lesiones que facilitan el sobrecrecimiento por bacterias. Asimismo se pueden recetar antiinflamatorios y lágrimas, que sirven que mitigar los síntomas, y hacen más soportable el proceso de restauración. “En el caso en que se forman las seudomembranas, el oculista debe sacarlas en el consultorio”, apuntó el especialista Da Pra. Los profesionales aconsejan no automedicarse ni proseguir indicaciones que le dieron a otros pacientes. “No solo deben preguntar apenas advierten los síntomas de la conjuntivitis –subrayó Zunino–, sino deberían regresar por controles periódicos a lo largo del proceso, puesto que pueden surgir complicaciones”.